Valoración del paciente en coma

Antes de adentrarnos en la valoración del paciente en coma, vamos a definir el concepto de coma:

El coma es debido a un trastorno en el sistema reticular activador del tallo cerebral. Es un estado en el que el paciente no puede despertar y no responde a los estímulos ambientales. No tiene movimientos voluntarios y no habla.

Valoración del paciente en coma

Percepción-mantenimiento de la salud

Será necesario que los familiares del paciente en coma proporcionen datos acerca de sus antecedentes, hábitos tóxicos y medicación habitual.

Nutricional-metabólico

El paciente en coma no se puede nutrir de manera normal, tienen que alimentarse por nutrición enteral o parenteral. Es mejor la nutrición enteral ya que no tiene tantas complicaciones.

Es importante valorar la hidratación del paciente observando la turgencia cutánea y la humedad de las mucosas.

Eliminación

Los pacientes en coma suelen padecer de incontiencia doble. Es importante hacer un control de diuresis estricto así como un control de la frecuencia, aspecto y consistencia de las heces.

Normalmente llevan sonda vesical para llevar a cabo el control de diuresis lo más estricto posible.

Actividad – ejercicio

El paciente en coma no puede realizar movimientos voluntarios pero a veces presenta mioclonias, temblores o movimientos del tronco y las extremidades.

Cognitivo-perceptivo

Es necesario valorar el dolor del paciente mediante la observación de indicadores no verbales de dolor: taquipnea, posición de defensa y diaforesis.

El nivel de consciencia también se debe valorar y se suele utilizar la escala de Glasgow.

Manifestaciones

Cardiovasculares

El paciente puede presentar hipertensión arterial como causa o efecto del problema responsable del coma. Si está hipotenso puede ser debido a hemorragias, septicemias o IAM.

Si presenta taquicardia suele ser a causa de la enfermedad que provoca el coma y la bradicardia puede indicar aumento de la presión intracraneal.

La glucemia es importante mirarla en pacientes en coma, ya que puede estar alterada y en consecuencia alterar la consciencia.

La hipertermia puede indicar infección, ya sea del SNC o sistémica o lesiones del SNC. La hipotermia suele ser debida a congelación, intoxicaciones por alcohol o barbitúricos o hipoglucemia.

Pulmonares

Los patrones respiratorios pueden estar alterados: respiración de Cheyne-Stokes en encefalopatias metabólicas, lesiones hemisféricas e hipoxia cerebral. La respiración apénusica indica alteración de la protuberancia y la atáxica, lesión bulbar.

Neurológicos

Pacientes con Glasgow bajo tienen peor pronostico.

La función cerebral se puede valorar mediante las respuestas oculomotoras:

Si al girar la cabeza del paciente hacia un lado, los ojos se mueven en dirección contraria significa que el tronco encefálico está bien. Si en cambio, su mirada permanece fija, podemos sospechar que el tronco encefálico no está intacto.

Alerta a la decorticación y descerebración:

En la decorticación el paciente presenta el brazo flexionado y en aducción, las piernas en extensión, rotación interna de la cadera y flexión plantar.

En la descerebración, los miembros superiores están en extensión, aducción e hiperpronación. Las piernas están en extensión, rotación interna y flexión plantar.

Musculoesqueléticos

Debido a la inmovilidad que presentan los pacientes en coma, es frecuente que desarrollen una atrofia musculoesquelética.

Dermatológicos

Hay que estar alerta del estado de hidratación del paciente y a la posible aparición de úlceras por presión debido a la inmovilidad. Es importante hidratarlo para prevenir lesiones.

Alerta con la irritación perineal debida a la incontinencia. Hacer una buena higiene del paciente, secando muy bien.

Digestivos

Es frecuente que el paciente en coma presente estreñimiento o fecalomas debido a la inmovilidad, aunque también puede presentar diarrea por la nutrición enteral o los antibióticos.

Ahora puedes consultar el plan de cuidados de paciente en coma