Valoración del paciente con infección de orina

Para la valoración del paciente con infección de orina tendremos en cuenta los patrones funcionales de salud, concretamente aquellos más relevantes que se puedan encontrar directamente alterados por la infección de orina.

Percepción – mantenimiento de la salud

El paciente es consciente de la enfermedad debido al dolor y los cambios en el patrón miccional.

Nutricional – metabólico

Es importante valorar la ingesta diaria de líquidos y el consumo de sustancias irritantes del tracto urinario (café, cocacola, té, alcohol y tabaco). Tomar la temperatura para valorar la presencia de fiebre.

Eliminación

Hay que valorar el patrón normal de micción para detectar factores predisponentes: orinar pocas veces, retención voluntaria de orina o no vaciar completamente la vejiga). Preguntar si presenta retraso y dificultad para la micción. Valorar la cantidad de orina eliminada, que suele ser poca y valorar el aspecto de la orina (hematuria, piuria, sedimentos…)

Actividad-ejercicio

Valorar si la infección de orina ha afectado la ejecución del resto de actividades de la vida diaria.

Sueño-descanso

Valorar si el dolor influye en el descanso.

Cognitivo-perceptivo

Valorar el dolor y sus características y las zonas.

Sexualidad-reproducción

En las mujeres se puede relacionar la aparición de infección de orina con el embarazo y la actividad sexual. En mujeres menopáusicas se puede relacionar con la disminución del nivel de estrógenos.

En los hombres puede estar relacionada con problemas de próstata.

Hallazgos físicos

  • piel caliente y húmeda debido a la fiebre.
  •  frecuencia respiratoria elevada.
  • frecuencia cardíaca elevada
  • rigidez abdominal.
  • al examinar la orina se puede encontrar hematuria, piuria, poca cantidad o olor fuerte.

Artículos relacionados: