¿Cómo es trabajar de enfermera en España?

Hoy os quiero contar la cruda verdad sobre cómo es trabajar de enfermera en España, al menos en los primeros años.

Quiero aclarar que estoy hablando de la sanidad pública, en la comunidad autónoma de Cataluña, ya que desconozco el panorama de la privada.

Aunque hable de trabajar de enfermera, también es lo mismo con TCAE y celadores (y posiblemente el resto de categorías profesionales sanitarias).

Empezar a trabajar en la sanidad pública catalana, hoy en día no es díficil. Estamos en una temporada dónde no hay personal (muchos se han jubilado y otros han renunciado al contrato para buscarse un trabajo más estable o con mejores condiciones). Se han creado muchos huecos por cubrir, y aunque no los cubran con las mejores condiciones, los van cubriendo al fin y al cabo.
[/ctt][ctt template=»5" link=»Akum2" via=»yes» ]Empezar a trabajar en la sanidad pública catalana, hoy en día no es difícil, falta personal. [/ct[/ctt]

Para trabajar en un hospital público catalán, hay que apuntarse a la bolsa de empleo (link aquí). Por cierto, en otro post os contaré como se hace la inscripción, que a veces puede resultar confusa.

Yo me apunté a la bolsa del ICS al terminar mis prácticas de auxiliar (año 2012). En aquellos momentos, eran tiempos de vacas flacas y no había trabajo ni contrataban a nadie. Yo me busqué la vida en una residencia geriátrica, y cuando ya estaba bien colocada allí, al cabo de un año y pico, me llegó la tan ansiada llamada de la bolsa de empleo.

No sabía que hacer, porque tenía un buen contrato en la residencia, pero mi sueño era trabajar en un hospital público, así que después de muchas dudas acepté y dejé la residencia.

Me ofrecieron un contrato por navidad de 15 días y de noches. Eso suponía trabajar unos 7 días (porque hacemos una noche si, otra no). Cobré más de mil euros por siete noches trabajadas, más el finiquito y los festivos de navidad. Estaba alucinando. Además el trabajo me gustaba mucho más que el de la residencia.

Termina el contrato y empieza el sin vivir de si me van a renovar. Me van ofreciendo días sueltos durante enero. En febrero me ofrecen fines de semana, pero de finde en finde, osea 4 o 5 contratos en un mes. Eso se repite unos cuantos meses y luego me hacen contratos de mes a mes de findes. Eso supone cobrar unos 700-800 €.

En verano me ofrecen contrato de 3 meses, por fin. Llegar a los contratos de 3 meses supone un gran logro en nuestra comunidad, casi que ya te consideras «de la casa».

En setiembre vuelve a llegar la incertidumbre. Vuelvo a los días sueltos, después de todo el subidón del contrato de tres meses, pensaba que ya siempre sería así.

En octubre apenas me llaman, yo ya empiezo a buscar otras opciones cuando vuelve a sonar el teléfono de nuevo. Me ofrecen contrato de dos meses de findes. En diciembre me ponen al 100% todo el mes y subidón de sueldo.

Así me paso los primeros dos años, siempre con el miedo y la incertidumbre de si te van a llamar de nuevo.

El siguiente enero ya me hicieron contrato de 6 meses de findes (lo máximo que se puede aspirar), este contrato es de enero a junio. De julio a setiembre te hacen otro contrato de 3 meses, y de octubre a diciembre otro contrato de 3 meses. Siempre es así los primeros años, pero con eso «ya estamos contentos», pues supone el máximo de estabilidad que podemos tener.

Si tienes suerte coges alguna baja, cosa que yo descarto, porque al estar estudiando enfermería solo puedo trabajar los fines de semana. Otra opción que te ofrecen es un contrato al 60%. Supone trabajar todos los findes más un día entre semana. Este día extra nunca está en planilla. Te llaman el día antes o el mismo día para que vayas. Ya os podéis imaginar, todo un engorro. Pero con solo este día extra cada semana, ya pasas a cobrar unos 900-1000€, merece la pena.

Así te puedes pasar años y años. El sueño de todos los que estamos así es conseguir una interinidad. Una interinidad supone mucha estabilidad (aunque también se puede terminar, pero es más difícil) y sobretodo, tienes derecho a vacaciones. Cosa que no tenemos los que estamos de contrato. Solo tenemos 15 días si tienes la suerte de hacer contrato de 6 meses. El problema es que estas interinidades tardan mucho en llegar. Tienes que hacer muchos méritos (cursos, docencia, experiencia laboral).

Otra opción es hacer oposiciones, pero en todos estos años que llevo trabajando, solo han convocado unas. Me presenté por subir algún puntillo, sin estudiar ni nada, y resulta que pasé la nota de corte y al segundo examen. Al ver que esto iba enserio no me presenté a la segunda prueba, porque me quedaban dos años de trabajar de auxiliar y no me interesaba plaza fija. Yo de verdad os digo que las aprobé sin estudiar, aunque muy a mi pesar, compañeras muy preparadas, no las aprobaron. Por eso dejé mi posible plaza a otra persona que la aproveche más. (Tengo que decir que hoy, más de un año después, no han salido los resultados de las opos aún).

Como os decía, cuando conseguimos los contratos de 6+3+3 meses, podemos estar muy contentos, y en general lo estamos, pero las condiciones no son las mejores:

  • No tienes planilla. Solo los findes, el resto te llaman sobre la marcha. Pueden llamarte a las 14.45 para que vayas a trabajar a las 15.00 y vives a 35 minutos del hospital.
  • Cubres las vacaciones de todas las veteranas (que se las piden los días clave, como por ejemplo en navidad) y tu no tienes derecho a vacaciones.
  • Relacionada con la anterior, te pasas los días festivos en el hospital. Incluso te ponen 14 horas el 25 de diciembre o el 1 de enero. Nada de conciliación familiar ni vida social.
  • Te hacen doblar cada dos por tres, muchas veces avisándote el mismo día.
  • Si te quedas embarazada, terminas el contrato, pero luego no te renuevan. Como son contratos de 3 meses, cobras la baja muy poco tiempo, luego a la calle. (aunque cuando te quieras reincorporar, no te ponen pegas).
  • Muchas veces no estás en una planta fija, vas cada día a un servicio distinto.
  • Somos muy pocos. Muchos días nos supera la carga de trabajo.
  • Si pides días de permiso personales, te los suelen denegar.
  • Tienes que estar 100% pendiente del teléfono. El numero largo de RRHH siempre te llama en el peor momento.
  • Pasas de hacer turno de noche a días, como si nada.
  • Te hacen contratos del 60%, acabas trabajando un 100% (cobrando un 60%, claro) y los días de más no te lo pagan. Te dicen que ya te los devolverán con fiestas pero nunca te los devuelven (o casi nunca, a veces si a ellos les va bien, porque cierran camas, te llaman y te dicen no vengas hoy).

 

Esta es la realidad de la sanidad pública, sobretodo los primeros años. Yo tengo esperanza de que esto cambiará en un futuro. Al menos, al conseguir la interinidad o con suerte, plaza fija.

Tengo que decir que no todo es malo. El sueldo es algo más alto que la privada. También lo bueno que veo es que una vez entras, es muy difícil que no te vuelvan a llamar. Pueden tardar más, o menos, pero te llaman.

Artículos relacionados: