objetivos de la educación maternal

Los objetivos de la educación maternal consisten en conseguir que la mujer gestante y su pareja vivan el proceso de embarazo, parto y postparto como una etapa transcendental en su vida, además de favorecer el vínculo con su hijo.

Objetivos de la educación maternal

  • Los cursos deben satisfacer las expectativas y necesidades de todas las mujeres embarazadas y sus parejas.
  • Favorecer el autocuidado de la mujer gestante.
  • Lograr que la mujer gestante y su pareja vivan el proceso de embarazo y parto como procesos naturales y no patológicos.
  • Favorecer la autonomía de las mujeres gestantes para que se autocuestionen aspectos individuales de su parto y maternidad.
  • Conseguir que la mujer embarazada reconozca una contracción y los signos de parto.
  • Potenciar la lactancia materna, pero respetar si la madre tiene otras opciones.
  • Informar de los cuidados necesarios al recién nacido, además de dar a conocer los cursos postparto.
  • Tomar conciencia de los cambios que produce la gestación en el centro de gravedad, el equilibrio y la postura.
  • Aprendizaje de la dinamica de respiración y de sus repercusiones corporales.
  •  Identificar los distintos tonos musculares necesarios para saber dosificar un esfuerzo.
  • Conocer la musculatura del periné con el fin de adaptarse al proceso de parto y prevenir la incontinencia urinaria.
  • Aprendizaje de los ejercicios de pujo.
  • Llegar a una actitud mental adecuada, a través de la relajación y la toma de conciencia corporal.

Metodología de la educación maternal

Los grupos de educación maternal y postparto son conducidos por una enfermera con especialización de matrona. El rol de la matrona dentro del grupo de educación maternal es el de docente y su trabajo se realiza en dos direcciones.

Por un lado, la de desarrollar un programa de educación sanitaria que abarque el proceso de embarazo, parto y postparto y por el otro, conducir la parte práctica de la preparación a través del conocimiento consciente del cuerpo, de su esquema corporal, de la relajación, etc.

Aspectos a tener en cuenta

  • explicar con claridad y orden, sin utilizar tecnicismos
  • tener cierta sensibilidad para conectar con el grupo
  • hacer participar al grupo
  • resultar accesible
  • comunicarse también con la expresión facial y corporal
  • ser capaz de reconducir una situación conflictiva
  • aceptar que cada persona tiene su forma de ser y aprovechar sus peculiaridades
  • preparar con antelación la clase
  • evaluarse a uno mismo

El programa de educación maternal debe comenzar lo antes posible. La inclusión en los grupos de educación maternal será recomendable a partir del resultado de pruebas de cribaje bioquimico y dirigirse a un máximo de 12 mujeres gestantes.

Los encuentros suelen ser una vez por semana durante dos horas, en las que se imparte información sanitaria y práctica.

El profesional que imparta el curso de educación maternal debe evaluar en el inicio las necesidades, las preocupaciones y las expectativas de cada grupo con la finalidad de adaptar los contenidos del programa e intentar dar respuesta a las demandas.

La educación maternal funciona mejor en grupo que individualmente. En la dinámica se crean entre las mujeres gestantes interdependencias o relaciones intragrupales que hacen más eficaz el trabajo en el ámbito efectivo y emocional.

Por otro lado, el aprendizaje solo se consigue actuando, es decir, con metodologías de participación activa por parte de las gestantes y sus parejas. Por ello, se deben evitar las clases magistrales y en su lugar, potenciar el trabajo en grupo e individual, con actividades role playing, brainstroming, etc.