Desarrollo fetal y embrionario

¿Qué ocurre en el embarazo? Así se produce el desarrollo fetal y embrionario desde la fecundación hasta el nacimiento.

Gametogénesis

La gametogénesis es un proceso en el cual las células germinativas se transforman en gametos maduros y se preparan para la fecundación.

Se caracteriza por la división, maduración o reducción. La meiosis es la que se produce en las células germinales y determina el intercambio del material genético entre cromosomas homólogos y la reducción final de 46 cromosomas se realiza por mitosis. Así, cada gameto maduro tiene 22 autosomas y un cromosoma sexual.

Hombres:

En el hombre el proceso de gamatogénesis que se realiza es la espermatogénesis (formación de espermatozoides). Empieza en los túbulos seminíferos. Las células más inmaduras, las espermatogonias, se encuentran junto a la membrana basal y a medida que van madurando se van colocando en el túbulo seminífero, listas para ser transportadas.

El hipotálamo regula la espermatogénesis, secretando factores que estimulan a la hipófisis anterior para que libere las gonadotropinas. Una es la FSH, que actúa en las células de Sertoli que a la vez actúan en las células de Leydig, estimulando la secreción de testosterona, impresindible para mantener la espermatogenesis.

El crecimiento de los espermatozoides se produce en el líquido seminal, donde también adquieren movilidad. Este líquido seminal está compuesto por fructosa, potasio, bicarbonato, ácido ascórbico y proteínas, secretados por la vesicula seminal, la próstata y la glándula de Cowper y sirven para aportar energía durante todo el proceso.

El proceso de espermatogénesis dura unos 74 días.

Mujeres:

En las mujeres se produce la ovogénesis. Antes de la semana 30 de vida intrauterina, algunas ovogonias ya aumentan de tamaño y se transforman en ovócitos primarios, iniciando la primera división reductora para reducir a la mitad la dotación cromosómica, pero se detiene en la profase 1 que se continuará durante la pubertad, cuando se desarrolla el folículo. En este momento, se da lugar a dos células: el ovócito secundario y el primer corpuscúlo polar.

Hace falta una segunda división en el ovócito secundario para que se produzca el gameto femenino maduro y está maduración definitiva está condicionada por la meiosis. La meiosis se realiza por la elevada concentración de hormona LH. Se produce una meiosis para reducir los cromosomas a la mitad y se produce en el ovario y otra que mantiene el mismo numero de cromosomas que la célula madre, culminando la reducción de meiosis en la trompa de Falopio, pero esta segunda meiosis solo se produce cuando hay concepción (embarazo)

 

Transporte de espermatozoides y óvulo

El transporte de esperma incluye los procesos de:

  • Movimiento de los espermatozoides por el sistema conductor del hombre.
  • Erección.
  • Penetración en la vagina.
  • Eyaculación del semen.
  • Desplazamiento de los espermatozoides en el cuello uterino hasta llegar a la trompa de Falopio.

Los espermatozoides son transportados desde los testículos a la uretra mediante un proceso  en el que se determina su morfología, fertilidad y movilidad, hasta que se liberan en la eyaculación.

La eyaculación contiene entre 2 y 5 ml de esperma, con unos 70 millones de espermatozoides por mililitro. De unos 100 millones de espermatozoides, solo unos 200 llegan a la trompa de Falopio y solo uno al óvulo liberado. El espermatozoide tarda entre 5 y 45 minutos a llegar a la trompa de Falopio.

Fecundación

La fecundación consiste en la entrada del espermatozoide en el óvulo maduro. El espermatozoide para dar lugar a la fecundación atraviesa la granulosa y la membrana prelúcida del óvulo mediante la producción de sustancias proteolíticas liberadas por el acrosoma.

Conjugación

El espermatozoide penetra en el óvulo, su cabeza aumenta de tamaño y se hace esférica, pierde la cola y se forma el pronúcleo masculino y a la vez el femenino y se fusionan.

Los cromosomas se sitúan ecuatorialmente, se dividen longitudinalmente y se separan, dando lugar a la formación de dos células. Este proceso se lleva a cabo a las 30 horas después de la ovulación.

Implantación

La fecundación del óvulo se lleva a cabo en la porción ampular de la trompa y a continuación se implanta en el endometrio, conociendose como anidación, que se localiza en la parte superior de la cara posterior del endometrio.

En el momento de la fijación, el óvulo está envuelto por el corion, una capa protectora y nutricia, diferenciándose el trofoblasto y el embrioblasto. El trofoblasto secreta la gonadotropina coriónica, que mantiene la función del cuerpo lúteo y prolonga su vida.

Desarrollo y funciones de la placenta

Las células del trofoblasto proliferan y originan el tejido placentario aunque la placenta no está formada completamente hasta después del primer trimestre, aún así, empieza a formarse desde la implantación.

La placenta es el órgano por el que se realiza el intercambio entre la madre y el embrión. A las tres semanas cubre el 20% del útero y en cinco meses la mitad. Al final de la etapa puede llegar a pesar 700 g.

Los vasos sanguíneos forman una red entre el sistema vascular de la placenta y del embrión a través del cordón umbilical. Es un sistema de circulación cerrado para que el embrión reciba sustancias de la madre y la sangre del mismo sea transportada a la placenta para su oxigenación y eliminación de productos de desecho.

El cordón umbilical al final de la gestación mide unos 50 cm. Es de color blanco y se transparentan los vasos sanguíneos. Está cubierto por el amnios y contiene dos arterias y una vena. Está envuelto por la gelatina de Warton.

Hormonas placentarias

La placenta tiene función endocrina ya que secreta la hormona gonadotrofina coriónica humana, que contribuye a prolongar la vida del cuerpo lúteo y suministra sustancias precursoras de la progesterona.

La placenta también proporciona lactógeno y prolactina, necesarios para la secreción de leche materna, así como soma

Los estrógenos también se producen en la placenta y contribuyen a mantener el crecimiento uterino y el desarrollo del endometrio.

La placenta produce progesterona, su función es proporcionar un medio nutritivo para la nidación y el mantenimiento del huevo. Colabora con el cuerpo lúteo para mantener el embarazo y controla la musculatura uterina mediante potasio.

Líquido amniótico

El líquido amniótico se encuentra en la cavidad amniótica, su principal función es la de proteger al feto. A la semana 38 ya hay 1.000 ml de líquido amniótico y a partir de este momento disminuye, hasta llegar a los 800 ml.

El líquido amniótico se excreta y se reabsorbe en las células del amnios. En un embarazo a término se absorben y reponen unos 350 ml cada hora. El feto deglute de 5 a 70 ml y añade entre 15 y 20 ml de evacuación urinaria.

Es ligeramente alcalino y además de proteger, lo mantiene a una temperatura y presión constantes.

Desarrollo fetal y embrionario

El desarrollo intrauterino del huevo pasa por dos fases: el periodo embrionario (desde la fecundación hasta el final del tercer mes) y la fase fetal, hasta el nacimiento.

Desarrollo embrionario

El óvulo fecundado transcurre por una serie de divisiones que dan lugar a la mórula. En el seno de la mórula se acumula líquido y se forma el blastocito, que cuando se implanta está revestido por una hilera de células. La capa celular periférica, el trofoblasto, es la que se convertirá en la placenta.

En la masa embrionaria se diferencian dos capas: el endodermo y el ectodermo. Se forman dos cavidades: la amniótica y la vitelina y entre las dos se sitúa el disco embrionario. El mesodermo envuelve a las dos cavidades.

En la tercera semana, las células próximas a la línea media del ectodermo se multiplican muy rápido y forman un engrosamiento en la línea media: la banda primitiva. Las células continúan multiplicándose y se extienden lateralmente entre el ectodermo y el endodermo, así crece una tercera capa, el mesodermo.

El disco embrionario se alarga y se reconocen las extremidades cefálica y caudal. El ectodermo prolifera y da origen a la placa neural. El mesodermo se divide para originar las omitas y posteriormente los pliegues neurales se unen para formar el tubo neural.

Cada una de las tres hojas del embrión origina diferentes órganos. A la cuarta semana empiezan a intuirse los pulmones, el hígado, el corazón, el páncreas y los primeros vasos sanguíneos.

Al final de la primera fase, el embrión mide 4 cm, la cabeza está diferenciada y en ella se distinguen los ojos, nariz, boca y orejas. Las extremidades también están diferenciadas.

Desarrollo fetal

A partir de la semana 12, el sistema óseo y el muscular están bastante desarrollados y el feto ya puede hacer algún movimiento espontáneo. En la semana 16 se diferencian los genitales y empieza a formarse el tejido celular subcutáneo. La piel empieza a adquirir un color rosado y se cubre de vérnix casesosa y languo, que le sirve de protección. También se forman las huellas dactilares y sobre la semana 25 aparece el pelo capilar.

El volumen sanguíneo del feto a término es de 78 ml/kg. Durante el desarrollo fetal, el corazón ya impulsa la sangre, a unas 120-160 ppm. Los pulmones también se han desarrollado pero están inactivos y llenos de líquido.

El meconio, compuesto de moco, bilis y restos epiteliales, de color verdoso, se deposita en el intestino hasta que, en forma de heces, se expulsa en las primeras horas de vida.

A partir de la semana 27 de gestación, la madre y el feto se preparan para el parto. La placenta comienza a reducir su actividad, las vellosidades coriónicas se van inactivando y se obstruyen. La placenta se va volviendo avascular y anémica, de modo que el feto se ve obligado a depender de sí mismo.

Durante el último mes, el feto recibe de la madre la mayoría de anticuerpos que le protegerán durante los primeros seis meses de vida.

El feto a término

El feto a término (entre las semanas 38 y 42) tiene una longitud de 50 cm y pesa entre 3.100 y 3.400 g. La piel es tersa y está revestida de vérnix casesosa. Los cabellos, tienen una longitud de 1 a 3 cm, las cejas están desarrolladas, las pestañas y los cartílagos auriculares y nasales también. Los dedos tienen uñas y los huesos están desarrollados.

Aparato respiratorio:

En el último trimestre el aparato respiratorio está bien desarrollado, pero inactivo, ya que el intercambio gaseoso no se produce hasta nacer. A partir de las 24 semanas, las células de los alvéolos pulmonares producen surfactante, que disminuye la tensión superficial de la interfase aire-líquido y mantiene la permeabilidad de los alvéolos.

Circulación fetal:

los intercambios maternofetales se realizan a través de la placenta, los vasos de las vellosidades coriónicas dan origen a la vena umbilical. Esta vena sale de la placenta, se incorpora al cordón umbilical y penetra en el feto por el anillo umbilical, asciende por la pared anterior del abdomen del feto y desemboca en la vena cava inferior.

La mitad de la corriente sanguínea pasa por el conducto venoso de Arancio, el resto va al hígado, para luego desembocar en la vena cava inferior. En esta se mezclan la sangre oxigenada procedente de la placenta y la sangre venosa procedente del hígado. La vena cava desemboca en la aurícula derecha y la mayor parte de sangre pasa de la aurícula derecha a la izquierda por el agujero de Botal, y solo una pequeña cantidad pasa por el ventrículo derecho. El agujero de Botal está situado entre la vena cava inferior y la aurícula izquierda.

En la aurícula izquierda, esta sangre rica en oxígeno, se mezcla con la sangre de las venas pulmonares, pobres en oxígeno, pasa después al ventrículo izquierdo y de allí a la aorta, donde se distribuye por todo el cuerpo. De las arterias hipogástricas salen las arterias umbilicales, que se incorporan al cordón umbilical y alcanzan la placenta. Luego se ramifican y llegan a las vellosidades coriónicas para realizar el intercambio de gases.

Desde la aurícula derecha, la sangre pobre en oxigeno pasa al ventrículo derecho y a la arteria pulmonar. La sangre de la arteria pulmonar va a la arteria aorta a través del conducto arterioso. Después de la salida de las arterias que se dirigen a la cabeza y a las extremidades superiores, una pequeña cantidad de sangre llega a los pulmones y retorna a la aurícula izquierda por las venas pulmonares.

La mezcla de sangre rica en oxígeno y pobre, se realiza en tres puntos:

  • Vena cava inferior, por encima del hígado.
  • Aurícula izquierda.
  • Arteria aorta, después de la salida de sus ramas a la cabeza y miembros superiores.

Al cortar el cordón umbilical se interrumpe la circulación de la vena y las arterias umbilicales y estos vasos terminan transformandose en cordones fibrosos, que serán los ligamientos hipogástricos, el ligamento redondo y el ligamento venoso del hígado.

Al expandirse el pulmón, disminuye la resistencia vascular del área pulmonar y la sangre de las arterias pulmonares se dirige hacia el pulmón. La presión en la aurícula izquierda aumenta y se cierra el agujero de Botal. Con estas modificaciones finaliza la mezcla de sangre rica y pobre en oxígeno.

Cabeza

Los huesos que forman el cráneo del feto están separados por espacios fibrosos llamados suturas y fontanelas. Las suturas son espacios lineales y las fontanelas son espacios de superficie más extensa.

Suturas:

  • Sagital, intraparietal o biparietal: situada entre los bordes internos de los parietales, desde la fontalena mayor a la fontanela menor.
  • Frontal: entre los dos frontales.
  • Coronaria o frontoparietal: entre los bordes internos de los parietales y el borde posterior de los frontales.
  • Lamboidea o occipitoparietal: entre los bordes posteriores de los parietales y el occipital.

Fontanelas:

  • Mayor, anterior, bregmática: situada entre el ángulo superoanterior de los parietales y el ángulo posterosuperior de los frontales. Tiene forma romboidea.
  • Menor, posterior, occipital: entre los ángulos posterosuperiores de los parietales y el occipital. Forma triangular.

Conocer las suturas y las fontanelas mayor y menor, permiten conocer mediante el tacto, la presentación, posición y actitud fetal.

Diametros de la cabeza fetal:

  • Suboccipitobregmático (SOB): Desde el suboccipucio hasta el centro de la fontanela mayor. 9.5 cm.
  • Occipitofrontal (OF): desde la raiz de la nariz hasta la parte más saliente del occipital, que corresponde a la fontanela menor. 12 cm.
  • Occipitomentoniano (OM): desde el mentón hasta la parte más saliente del occipital. 13.5 cm.
  • Submentobregmático (SOF): desde el suboccipital hasta la parte más saliente de la frente. 10.5 cm.
  • Diametro biparietal (BP): entre las dos eminencias parietales. 9.5 cm.
  • Diametro bitemporal (BT): por la distancia mayor de la rama de la sutura coronaria. 8 cm.