¿Como es trabajar de técnico de emergencias sanitarias?

Nuestra colaboradora Yessenia Martínez, nos cuenta como es trabajar de técnico de emergencias sanitarias en el SEM (Sistema de Emergencias Médicas de Cataluña).

Es cierto que en muchas zonas de Cataluña los turnos de una ambulancia de Soporte Vital Básico (SVB) suelen ser de 12h. Ahora bien, hay algunas unidades que son de 24h. ¿Cómo es esto de desayunar, comer, merendar, cenar y “dormir” en el trabajo, y todo en un mismo día? Como Técnico en Emergencias Sanitarias, os lo cuento en este post.

En mi caso, durante dos años he rotado por varias unidades de diferentes pueblos y con diferentes horarios cada una. Aun así, durante más de un año he estado en la misma unidad con un turno de 24h, de 7:00 de la mañana a 7:00 de la mañana del día siguiente (antes que cunda el pánico, con 3 días de fiesta entre guardia y guardia, lo que llamamos 24×72).

Dotación de la ambulancia

Una ambulancia de SVB está formada por 2 TES, uno de ellos conductor y otro ayudante. La comunicación de las unidades con la central de coordinación es a través de emisora o walkie, de forma que todas las ambulancias de una misma zona están en un mismo canal y las coordina un mismo gestor/a.

Activación SEM

En referencia a las activaciones, primero de todo nos activan por la emisora, al mismo tiempo que nos envían el servicio al “Embarcat”, una tablet que tiene cada unidad donde está indicada la dirección a la que tenemos que ir con información adicional del servicio y que nos permite poner el GPS en caso de desconocer la ubicación. Tenemos un máximo de 2 minutos para pulsar “Movilización”, lo que indica que nos movilizamos hacia el incidente.

Embarcat SEM

¿Cómo es una guardia en el SEM?

Lo que solemos hacer los días de guardia, es entrar unos 15 minutos antes. De esta manera, los compañeros a los que hacemos el relevo tienen tiempo a cambiarse y poder plegar a las sieta, y nosotros, la dotación que entramos, tenemos tiempo de ponernos el uniforme y hacer el check-list (la revisión de la ambulancia, tanto del material sanitario de la cabina asistencial o parte de atrás, como de la parte mecánica del vehículo), para así poder dar el «operativo» por emisora a las 7 en punto.

Una vez hecho esto, tenemos 24h por delante en las que puede pasar de todo… Aunque tengo que decir que no suele ser como en las películas o en “Chicago Fire” (serie basada en como es la vida en un parque de bomberos donde también hay una ambulancia, la recomiendo si no la habéis visto).

La mayoría de accidentes de tráfico no suelen ser catástrofes en las que hay muchas personas implicadas y de ellas unas cuantas en estado crítico. Normalmente suelen ser incidentes leves en los que trasladamos por cervicalgia, mareos, alguna herida leve, etc.

También referente a este tema, el resto de servicios suelen derivaciones de residencias geriátricas o traslados desde domicilio, y a veces preventivos por incendios (en los que por suerte casi siempre está controlado por bomberos y no suele haber afectados graves).

En la zona en la que yo he trabajado (cerca de Montserrat), es habitual hacer servicios de rescate en la montaña con el helicóptero de bomberos. Son servicios que me gustan porque requieren de coordinación y cooperación con otros cuerpos de emergencia (además me encanta la montaña así que yo encantada con las vistas).

 

 

Siempre tenemos que estar preparados por lo que pueda pasar, y acudir siempre en el menor tiempo posible al lugar del incidente, ya que no sabemos que nos vamos a encontrar realmente. Hay veces en las que sí nos activan para servicios complicados, ya sea por la gravedad del paciente o por situaciones conflictivas en las que tenemos que pedir ayuda de cuerpos policiales.

En el caso de pacientes inconscientes, dolores torácicos que sugieran un angor o un IAM, hipoglucemias, hemorragias severas y otros casos con criterios de gravedad, siempre se activan recursos superiores: ambulancias de Soporte Vital Avanzado (con técnico, enfermero y médico), de Soporte Vital Intermedio (con técnico y enfermero), vehículos de Intervención Rápida o VIR (con técnico y médico) o el helicóptero medicalizado del SEM (también con enfermero y médico). En estas situaciones lo que hacemos es prestar la ayuda necesaria a estos recursos.

Hay días en los que comemos a las 5 de la tarde y casi se nos junta la comida con la cena, otras veces plegamos tarde porque sale un servicio a última hora.

Hay días en los que la ambulancia acaba llena de barro, otras veces de vómito o sangre, y otras veces incluso nosotros acabamos ensuciándonos.

Uniforme TES manchado de sangre

 

 

 

 

 

 

 

Hay guardias lluviosas en las que acabamos chorreando:

Pero también hay guardias en las que gracias a madrugar podemos disfrutar de estos amaneceres:

Este trabajo supone trabajar festivos en los que otras personas están con sus familias, supone alteraciones en los horarios de comida y supone perder horas de sueño y descanso. Aun así, poder ayudar a quien nos necesita es muy satisfactorio, pero poder contribuir en salvar la vida de una persona es aún más gratificante.

 

Este post está escrito por la colaboradora Yessenia Martinez, técnico de emergencias sanitarias en el SEM (Cataluña). Si tu también quieres publicar tu historia relacionada con el mundo sanitario envíanos el artículo a: laenfermeriareal@gmail.com

Por cierto, me encanta esta mini ambulancia de juguete, ideal para regalar estas navidades ^^