Cáncer de ovario: pronóstico y síntomas iniciales

En la mayoría de casos, el cáncer de ovario es benigno (85%) aunque su pronóstico depende del estadio en el que es diagnosticado. Si el diagnostico se realiza en estadios iniciales, la supervivencia a los 5 años es del 90%, en cambio, si se diagnostica en estadios tardíos, es del 18%.

Es difícil hacer un diagnóstico precoz porque el cáncer de ovario da síntomas inespecíficos y cuando se diagnostica suele ser en fases avanzadas. .

Factores de riesgo del cáncer de ovario

  • Mujeres blancas de edad avanzada
  • No haber tenido hijos o mujeres infertiles
  • Antecedentes de cáncer de colon, mama y endometrio.
  • Alteraciones genéticas.
  • Síndrome de Peutz-Jeghers.
  • Endometriosis
  • Alcoholismo
  • Exposición a herbicidas.

Clasificación del cáncer de ovario

  • adenocarcinomas serosos y serosos papilares: son los más frecuentes y se originan en las trompas de Falopio.
  • adenocarcinomas mucinosos: más común entre los 40 y los 70 años.
  • adenocarcinomas endometrioides: es el segundo más común y aparece entre los 50 y los 60 años.
  • adenocarcinomas de células claras: se presentan entre los 50 y 60 años, tiene mal pronóstico y poca quimosensibilidad.
  • tumores de células de transición: tumor de Brenner (buen pronóstico) y carcinoma de células de transición (mal pronóstico)
  • carcinoma de células escamosas: mal pronóstico
  • carcinoma indiferenciado: se disemina por la pelvis frecuentemente. Peor pronóstico.

Síntomas del cáncer de ovario

Los síntomas de cáncer de ovario al principio son inespecíficos: hinchazón abdominal, dolor abdominal y pélvico, metrorragias. En estadios más avanzados: ascitis, hemorragia, infección, rotura ovárica, etc.

Vías de diseminación

La vía de diseminación más frecuente es la implantación directa en el peritoneo o epiplón.

La diseminación por sangre o linfa son menos frecuentes. En ocasiones también se presenta como masa umbilical.

Tratamiento del cáncer de ovario

En primer lugar se intenta tratamiento quirúrgico. Hay muchos tipos de intervenciones para el cáncer de ovario, algunas más radicales y otras más conservadoras.

Por ejemplo: laparotomia media infra-supraumbilical, histerectomía total con anexectomía bilateral, omenectomía inframesocólica, linfadenectomía pélvica, etc.

En casos de cáncer de ovario no resecable se utiliza quimioterapia neoadyuvante para después someterse a intervención quirúrgica.

Los estadios iniciales con buen pronóstico no necesitan quimioterapia, pero los estadios más avanzados o del tipo de células claras si recomiendan quimioterapia adyuvante.

Los cuidados paliativos pueden ser beneficiosos en estados avanzados cuando hay complicaciones como ascitis o oclusión intestinal.

Artículos relacionados: