Cálculos renales: causas, tipos y recomendaciones

Los cálculos renales están causados por la presencia de cálculos o piedras en el interior de los riñones o de las vías urinarias. Se puede dividir en nefrolitiasis (cálculos en los riñones o la pelvis renal) y urolitiasis (cálculos en la pelvis o vía urinaria)

Un cálculo es un trozo de material sólido que se forma a partir de la cristalización de las sustancias excretadas en la orina. Puede permanecer en el riñón o descender por el tracto urinario. Si es pequeño puede recorrer todo el trayecto y ser expulsado con la orina pero si es grande, puede atascarse y obstruir el flujo de la orina, causando dolor.

Causas de los cálculos renales

Pueden ser debidos a:

  • Factores metabólicos: como la hipercalciuria, hiperuricemia, hiperoxaluria, hiperparatiroidismo, aporte exagerado de vitamina C y  acidosis tubular.
  • Inflamaciones, sobretodo las causadas por bacterias productoras de ureasa, la cual descompone la urea y la orina se alcaliniza y aumenta la concentración de amonio, carbonatos e iones fosfatos, facilitando la formación de cálculos.
  • Condiciones geográficas como la deshidratación en zonas deserticas y la esquistosomiasis endémica.
  • Estasis urinaria debida a malformaciones, tumores y cicatrices.
  • Tendencia familiar

Composición de los cálculos renales:

Cálculos renales de calcio

Son el tipo más común. El calcio que el cuerpo no utiliza pasa a los riñones y es expulsado con la orina. No obstante, en algunas personas, este calcio se une a otros productos de desecho para formar un cálculo de oxalato o de fosfato.

La causa principal de su aparición es la dieta, por ello se recomienda:

  • Disminuir el consumo de calcio
  • Limitar la cantidad de carnes y pescados a una ración al día, ya que las proteínas aumentan la pérdida de calcio por la orina, así como los azúcares de absorción rápida y los alimentos ricos en sodio.
  • Evitar bebidas alcoholicas y azucaradas, que son ricas en calcio y oxalato.
  • Mantener una ingesta líquidia adecuada.

Cálculos renales de fosfato

Pueden formarse después de una infección de orina y se desarrollan en una orina excesivamente alcalina. Hay casos en que esta alcalinidad urinaria es producida por un exceso de consumo de productos ricos en fosfatos como son los derivados lácteos.

Este tipo de cálculos renales afectan con más frecuencia a mujeres, pacientes portadores de sonda vesical o con derivación urinaria.

Es importante:

  • Mantener una ingesta líquida suficiente
  • Regular el consumo de productos lácteos.
  • Prevenir la infección urinaria

Cálculo de ácido úrico

Se forman cuando hay un exceso de ácido úrico en la orina. La orina demasiado ácida favorece su precipitación y cristalización.

Se puede producir por gota, alto consumo de alimentos protéicos o medicamentos usados en quimioterapia.

Cálculo de cistina

Afección en la cual se forman cálculos de un aminoácido llamado cistina que puede acumularse en la orina y formar cálculos. Son poco comunes y se transmiten de padres a hijos, debido a una anomalía genética en la absorción intestinal y renal de aminoácidos dibásicos.

Los riñones no absorben correctamente estos aminoacidos durante el proceso de filtraión, lo cual conlleva a una secreción excesiva de estos, que pueden precipitarse y formar cristales o cálculos renales.

Consecuencias

  • hidronefrosis
  • anuria obstructiva bilateral
  • rotura renal
  • absceso perinefrítico
  • pielonefrosis
  • infección.