Atender un paro cardíaco en la calle

Hoy quiero contaros una historia muy importante para mi: el día que tuve que atender un paro cardíaco en la calle. La comparto con vosotros para que podáis ver mis errores y si alguna vez os encontráis en una situación así, tener muy claro lo que hay que hacer, recordando mi historia.

La historia se remonta tres años atrás, yo hacía pocos meses que estudiaba primero de enfermería, como os podéis imaginar, de enfermería, aún sabía poca. Gracias a que soy auxiliar también, recordé algunas premisas básicas de RCP pero lo tenía un poco oxidado.

Había ido a pasar el fin de semana en casa de mi prima y su pareja, estábamos tranquilamente en el sofá viendo Cuarto Milenio, ya eran pasadas las 12 de la noche y de pronto se escuchó el timbre de la puerta llamar repetidamente.

Nos asustamos, ya que a aquellas horas no era muy normal recibir una visita y menos llamando tanto. La pareja de mi prima fue a abrir la puerta: había una señora mayor muy asustada pidiendo ayuda porque su marido estaba mal.

Al escuchar esto, me levanté como un resorte, ya que mi vocación enfermera me decía que tenía que entrar y ayudar al señor, aún sin saber qué le pasaba.

Me presenté a la señora como auxiliar de enfermería y estudiante de enfermería y le pedí permiso para entrar. Mi prima y su pareja entraron detrás de mi y los tres íbamos sin saber que nos encontraríamos. Estábamos nerviosos, sobretodo ellos, que son aprensivos en temas de enfermedad.

Cuando entré en la habitación que la señora me había indicado me encuentro a un señor mayor inconsciente con un montón de saliva o espuma que le salía por la boca.

Mi primer pensamiento, no se porqué, relacioné la espuma con epilepsia, aunque el señor no estaba convulsionando, pensé que podría haber tenido el episodio hacía rato y ahora estaba inconsciente. Me vino en la mente lo de la posición lateral de seguridad, para que no broncoaspirara la espuma esta.

Lo coloqué en la PLS y esperé unos segundos eternos a ver que pasaba, y no pasó nada. El señor seguía inconsciente. Me dio por buscarle el pulso carotídeo, el cual estaba ausente. Miré a mi prima y le dije que estaba muerto. Al decir esto mi prima salió corriendo de la habitación y su pareja iba a hacer lo mismo, pero lo paré y le dije que llamara a la ambulancia y les dijera que no tenía pulso.

Coloqué al señor plano en la cama, volví a tomar el pulso mientras pensaba si hacer RCP o ya no valía la pena. Justo al momento, la chica del SEM al otro lado del teléfono indicó que había que hacer RCP. Preguntó si sabíamos hacerlo y yo dije que sí, aunque no había hecho nunca, pero recordaba algo del curso de auxiliar.

Empecé a hacer las compresiones torácicas con el señor tumbado en la cama. Tenía en mente el ritmo 30:2 pero decidí no hacer boca a boca por la gran cantidad de espuma que tenía en la boca, así que me limité solo al masaje cardíaco sin contar.

Hacía las compresiones al ritmo de “dale a tu cuerpo alegría macarena” que casualmente hacía pocos días que había escuchado en la tele que este ritmo servía para tener de referente en el masaje cardíaco.

No se cuanto rato estuve haciendo RCP, a mi se me hizo interminable, era como si el tiempo se parara, con la adrenalina por las nubes. Me quedé sola en la habitación, mis primos se marcharon por aprensivos y la señora estaba fuera con ellos.

Seguía y seguía con el masaje cardíaco pero no notaba recuperación. Tampoco quería parar el masaje para comprobar el pulso, así que llamé al novio de mi prima para que lo mirara él mismo. Le expliqué como debía hacerlo, buscado la nuez y tirando al lado hasta encontrar el pulso de la carótida.  No lo encontraba, así que seguí RCP.

Por fin escuché la sirena de las ambulancias y me sentí aliviada, estaba cansada y me costaba ya seguir con la RCP. Entraron cuatro o cinco técnicos de ambulancia, enfermeros y médicos. Lo primero que me dijeron fue:

No ha servido para nada lo que has hecho porque encima de la cama no es efectivo, hay que hacerlo en el suelo.

Bajaron al señor al suelo y me invitaron a salir. Una vez fuera reflexioné en lo que me habían dicho y me sentí fatal. ¿Como se me había podido pasar esto? Si lo primero que te dicen es hacer RCP sobre un plano duro. Se me había pasado completamente y me sentí estúpida. Si se me hubiese ocurrido igual podría haber salvado al señor.

Vi por la ventana que habían venido dos dotaciones del SEM: la básica y la avanzada y estuvieron mucho rato dentro intentando reanimar al señor, que no fue posible.

Me dieron las gracias antes de irse y me dijeron que no se podía hacer nada porque el señor llevaba como una hora muerto. Con los cálculos que hice, yo supuse que entré cuando el señor ya llevaba media hora muerto. Así que era muy difícil reanimarlo, aunque hubiese sido en el suelo.

Me sentí más consolada, pero aún así era muy grave no caer en que la RCP había que hacerla sobre algo duro, pero os juro que esto se me ha grabado a fuego, a raíz de mi experiencia y si hay próxima vez, os juro que esto será lo primero que pensaré.

Comparto esta historia con vosotros para que como yo, tengáis muy claro como proceder. Recordar hacer una buena valoración: respiración, pulso y consciencia (que yo me patillé lo de la respiración pero era evidente que no respiraba). Recordar también el plano duro y hacer las compresiones con una presión de unos 5 cm.

 

The following two tabs change content below.

Enfermería Real

Estudiante de enfermería / TCAE at ICS
Estudiante de 4º de enfermería. Trabajando de TCAE desde hace 6 años, actualmente en unidad de semicríticos en hospital público del ICS. Me gustan todos los ámbitos de la enfermería, pero sobretodo oncología, paliativos y primaria. Tampoco descarto dedicarme a la docencia.

Add Comment