Ansiolíticos e hipnóticos [Farmacología]

Los ansiolíticos reducen la ansiedad mediante la activación de mecanismos inhibidores. No obstante, no todos los casos de ansiedad se deben tratar con ansiolíticos y en caso de hacerlo, debe ser en la dosis mínima efectiva y durante el menor tiempo posible. 

Por otra parte, los hipnóticos se utilizan en aquellos casos de insomnio que son transitorios pero antes, será necesario corregir las causas exógenas.

El grupo de fármacos más utilizado son las benzodiazepinas, que se emplean tanto con fines ansiolíticos como hipnóticos.

Benzodiazepinas

Las benzodiazepinas tienen varios efectos: ansiolítico, hipnótico, relajante muscular y anticonvulsionante. No obstante, la acción ansiolítica y la hipnótica se diferencian solo en la intensidad de una misma acción farmacológica: a dosis bajas son ansiolíticos y a dosis superiores, hipnóticos.

Son fármacos depresores del sistema nervioso central y actúan uniéndose a receptores específicos, aumentando la actividad del neurotransmisor inhibidor GABA.

La absorción por vía oral se puede considerar completa, por esto, es la vía más utilizada para la administración de benzodiazepinas, aunque también se utiliza la intramuscular.

En función de la velocidad de absorción, se utilizarán para unos fines o otros. Por ejemplo, las que tienen una absorción muy rápida se utilizan para el insomnio de la fase de conciliación del sueño, en cambio, las de absorción más lenta se utilizan en el insomnio de despertar precoz.

 

En relación a sus características farmacocinéticas, se pueden clasificar las benzodiazepinas en dos grupos:

  • Larga duración de acción (semivida mayor de 12 h)
  • Corta duración de acción (semivida menor de 12 h)

Benzodiazepinas utilizadas como ansiolíticos:

De acción larga:

  • clorazepato dipotásico
  • quazepam
  • diazepam
  • clordiazepóxido
  • clobazam
  • bromazepam
  • pinazepam

De acción corta:

  • alprazolam
  • lorazepam
  • oxacepam
  • clotiazepam

Benzodiazepinas utilizadas como hipnóticos

De acción larga:

  • flurazepam
  • nitrazepam
  • flunitrazepam

De acción corta:

  • lormetazepam
  • triazolam

Análogos:

  • zoplicona
  • zolpidem

Adicción:

Las benzodiazepinas pueden causar adicción y síndrome de abstinencia, con más posibilidades cuanto mayor sea la dosis y la duración del tratamiento. Por ello, hay que administrar la menor dosis eficaz, durante el menor tiempo posible y no suspender el tratamiento de forma brusca.

El síndrome de abstinencia se caracteriza por ansiedad, agitación, pérdida de peso, insomnio, agresividad, temblores, sudores y espasmos musculares, en dosis terapéuticas. Si las dosis fueron mayores, puede aparecer incluso delirio y convulsiones.

En caso de sobredosis de benzodiazepinas, se puede administrar el antídoto flumazenilo, ya que es antagonista de las benzodiazepinas: actúa desplazandolas de su unión con los receptores celulares.

 

Efectos secundarios

Algunos efectos secundarios de las benzodiazepinas son: somnolencia, mareo, confusión, sedación, desorientación y en casos de administración endovenosa en pacientes con patología respiratoria de base, puede producir depresión respiratoria.

Contraindicaciones

Están contraindicadas en pacientes alérgicos a estos principios activos, en pacientes con miastenia gravis, coma o shock, intoxicación etílica aguda, embarazo, madres lactantes y niños.

Precaución en pacientes con historial de drogodependencia, insuficiencia respiratoria grave y en ancianos.

Artículos relacionados: