Anatomía, histología y fisiología del intestino delgado

El intestino delgado es un tubo plegado de unos 7 metros de longitud que se extiende desde el píloro hasta la válvula ileocecal, donde se continua con el intestino grueso. Ocupa la parte central e inferior de la cavidad abdominal, por lo general en el marco cólico, y está relacionado por delante con el epiplón mayor y la pared abdominal anterior, una parte puede llegar a la pelvis por delante del recto.

Se compone de una parte corta, en forma de C que recibe el nombre de duodeno y otra parte larga, plegada y unida a la pared abdominal posterior por el mesenterio. Las dos quintas partes proximales forman el yeyuno y las tres quintas partes restantes constituyen el íleon.

Duodeno

Mide unos 25 cm y está situado por encima del ombligo, entre la L1 y L3. Forma un círculo incompleto que rodea la cabeza del páncreas. Carece de mesenterio y está parcialmente cubierto por el peritoneo. Se distinguen cuatro partes:

  • Porción superior: hacia atrás, arriba y a la derecha y a unos 5 cm de longitud de su inicio, el píloro, extendiéndose hasta el cuello de la vesícula biliar, donde hace una brusca curva hacia abajo.
  • Porción descendente: de unos 7.5 cm, cruzada por el colon transverso y por delante de la parte medial del riñón derecho, a nivel del borde inferior del cuerpo de L3, se curva de nuevo. En la parte media y en su pared medial se encuentra la ampolla hepatopancreática, donde se unen y desembocan los conductos biliar y pancreático.
  • Porción horizontal: gira hacia la izquierda en unos 5-10 cm, inmediatamente por encima del ombligo, para después ascender.
  • Porción ascendente: por delante y a la izquierda de la aorta abdominal a lo largo de unos 2.5 cm, para terminar en el yeyuno enfrente de la L2. En el punto de unión se describe una curva pronunciada hacia delante, formandose el ángulo duodenoyeyunal.

Yeyuno e íleon

Se extiende desde el ángulo duodenoyeyunal hasta la válvula ileocecal y finaliza en la unión del ciego con el colon ascendente. Está formado por asas intestinales conectadas a la pared abdominal posterior por medio del mesenterio, encontrándose totalmente cubiertas por peritoneo.

Yeyuno

Situado en su mayor parte en la región umbilical, es de mayor diámetro que el íleon y presenta unas paredes más gruesas y vascularizadas. Los pliegues mucosas circulares son más grandes, al igual que las vellosidades son de mayor longitud.

Los folículos linfáticos faltan casi por completo en el yeyuno proximal, siendo más abundantes en el distal e íleon.

Íleon

Alojado en región hipogástrica púbica y pélvica, asciende sobre el psoas mayor derecho y los vasos linfáticos derechos para terminar en la fosa ilíaca derecha, en el lado medial de la unión entre ciego y colon.

Tiene un diámetro de 3.5 cm, su pared es más fina que la del yeyuno y tiene pocos pliegues circulares, desapareciendo en su porción distal. Los nódulos linfáticos son más abundantes y grandes que en el yeyuno.

La inserción mesentérica del yeyuno e íleon permite una movilidad libre a cada asa, adaptándose a los cambios funcionales.

Histología del intestino delgado

La pared está adaptada estructuralmente a la función de digestión y absorción que realiza. Las principales modificaciones, con respecto al resto de la pared digestiva, se localizan en la mucosa y la submucosa. La mucosa presenta unas crestas prominentes que reciben el nombre de pliegues circulares o válvulas de Kerckring, aumentando la superficie de absorción.

Dada la disposición en espiral de los pliegues, el quimo enlentece su avance y con ello aumenta el tiempo de exposición a las enzimas digestivas.

La mucosa forma unas proyecciones que le dan un aspecto aterciopelado. Estas reciben el nombre de vellosidades intestinales y proporcionan una gran superfície para la digestión y absorción. En el centro de la vellosidad se encuentra la lámina propia, de tejido conectivo, por donde transcurre una arteriola, una válvula y un vaso linfático.

Los nutrientes, una vez absorbidos por las células epiteliales, atraviesan las paredes del capilar y del vaso quilífero y entran en la sangre y en la linfa.

Entre las bases de las vellosidades se encuentran las glándulas intestinales o criptas de Lieberkuhn que secretan jugo intestinal. En la mucosa duodenal se localizan, a nivel de la submucosa, las glándulas de Brunner, secretoras de moco alcalino, para neutralizar el ácido gástrico del quimo.

El epitelio de la mucosa es de tipo cilíndrico simple. En la superficie de las vellosidades se encuentran las células absorbentes o enterócitos y las células calciformes o mucosas. Las primeras son las más abundantes y en su superficie se encuentran microvellosidades, prsentando un aspecto en borde de cepillo. Las células calciformes son secretoras de moco y realizan una función de protección química y mecánica, lubricación y defensa.

En las glándulas intestinales están las células mucosas, las células enteroendocrinas, las células de Paneth y las precursoras.

Fisiopatologia del intestino delgado

Motilidad intestinal

Los movimientos del intestino delgado son dos: segmentación y persistaltismo. La segmentación consiste en una contracción de la musculatura circular, localizada en las zonas donde hay alimento. Mezcla el quimo con los jugos digestivos, lo dispersa y lo pone en contacto con las microvellosidades para su absorción.

El persitaltismo propulsa el quimo por el tubo digestivo. Más marcado en el esófago, en el intestino delgado las acontracciones de la musculatura longitudinal son débiles, haciendo que el quimo permanezca en él una media de tres a cinco horas. Ambos movimientos están regulados por el sistema nervioso autónomo.

Digestión química

La digestión de los hidratos de carbono, proteínas y lípidos se completa en el intestino delgado. En la digestión intervienen conjuntamente los jugos pancreático, intestinal y bilis.

Absorción

El 90% de los nutrientes son absorbidos en el intestino delgado, el 10% restante tiene lugar en el estómago y en el intestino grueso. Se lleva a cabo por mecanismos de difusión, difusión facilitada, osmosis y trasporte activo.

Absorción de vitaminas

Las vitaminas hidrosolubles (B y C) se absorben por difusión, la vitamina B12 se une al factor intrínseco producido por las células principales del estómago, absorbiéndose por transporte activo.

Las liposolubles (A, D, E y K) se incluyen junto con los triglicéridos de la dieta ingeridos en micelas.

Absorción de electrolítos

Proceden tanto de los alimentos ingeridos como de los secreciones gastrointestinales. La mayor parte del sodio se recupera junto a iones cloruro, yoduro y nitrato. Los iones de calcio también se absorben por transporte activo, su absorción depende de la parathormona y de la vitamina D.

Absorción de agua

Casi toda la absorción de agua se produce por osmosis desde la luz del intestino delgado hasta los capilares de las vellosidades.