Anatomía, histología y fisiología del intestino delgado

El intestino delgado es una parte fundamental del aparato digestivo. Se extiende desde el píloro hasta la válvula ileocecal. Mide siete metros. Se divide en: duodeno, yeyuno y íleon.

Duodeno

El duodeno mide 25 cm y está situado por encima del ombligo. No tiene mesenterio, está cubierto de forma parcial por el peritoneo. En el duodeno se diferencian cuatro porciones: superior, descendente, horizontal y ascendente.

Yeyuno e íleon

Empieza en el ángulo duodenoyeyunal hasta la unión del ciego con el colon ascendente. Formado por asas intestinales que se conectan a la pared abdominal mediante el mesenterio.

Yeyuno

Su diámetro es mayor que el íleon, sus paredes son más gruesas y más vascularizadas.

Íleon

Tiene más nódulos linfáticos que el yeyuno y está alojado en la zona hipogástrica y pélvica, terminando en la fosa ilíaca derecha.

Histología del intestino delgado

La pared del intestino delgado sufre unas modificaciones respecto al resto de histología digestiva. La mucosa tiene unas crestas (pliegues circulares o válvulas de Kerckring) que aumentan la superfície de absorción. A causa de la disposición de los pliegues, el quimo enlentece y así aumenta el tiempo que está expuesto a las enzimas digestivas.

La mucosa contiene vellosidades intestinales que aumentan la superfície para realizar la digestión y absorción. En cada vellosidad hay una arteriola, una válvula y un vaso linfático. Cuando las células epiteliales absorben los nutrientes, atraviesan las paredes del capilar y el vaso quilífero para entrar a la sangre y a la linfa.

Entre las vellosidades hay glándulas intestinales (criptas de Lieberkuhn) y su función es la secreción de jugo intestinal. En la mucosa duodenal se hallan las glándulas de Brunner, que secretan un moco alcalino, necesario para neutralizar el ácido gástrico del quimo.

La mucosa está constituida por epitelio cilíndrico simple. En la superficie de las vellosidades hay enterócitos (células absorbentes) y células calciformes (mucosas).

Los enterócitos son los más abundantes y presentan un aspecto de borde de cepillo. Las calciformes secretan moco, sirviendo de protección, lubricación y defensa.

En las glándulas intestinales están las células mucosas, las células enteroendocrinas, las células de Paneth y las precursoras.

Fisiología del intestino delgado

Motilidad intestinal

El intestino delgado realiza dos tipos de movimiento: peristaltismo y segmentación.

El peristaltismo sirve para propulsar el quimo, aunque en el intestino delgado el peristaltismo es más sutil que en el esófago.

La segmentación es una contracción de la musculatura circular y sirve para mezclar el quimo con los jugos digestivos y ponerlo en contacto con las microvellosidades para absorber los nutrientes.

Digestión química

La digestión de los hidratos de carbono, proteínas y lípidos se completa en el intestino delgado. En la digestión intervienen conjuntamente los jugos pancreático, intestinal y bilis.

Absorción

El 90% de los nutrientes son absorbidos en el intestino delgado, el 10% restante se absorbe en el estómago y en el intestino grueso. Se lleva a cabo por mecanismos de difusión, difusión facilitada, osmosis y trasporte activo.

Absorción de vitaminas

Las vitaminas hidrosolubles (B y C) se absorben por difusión, la vitamina B12 se une al factor intrínseco producido por las células principales del estómago, absorbiéndose por transporte activo.

Las liposolubles (A, D, E y K) se incluyen junto con los triglicéridos de la dieta ingeridos en micelas.

Absorción de electrolítos

Proceden tanto de los alimentos ingeridos como de los secreciones gastrointestinales. La mayor parte del sodio se recupera junto a iones cloruro, yoduro y nitrato. Los iones de calcio también se absorben por transporte activo, su absorción depende de la parathormona y de la vitamina D.

Absorción de agua

Casi toda la absorción de agua se produce por osmosis desde el intestino delgado hasta los capilares de las vellosidades.