Anatomía del intestino grueso y fisiología

El intestino grueso mide un metro y medio y empieza en la válvula ileocecal hasta terminar en el ano. Forma parte del aparato digestivo.

La primera parte del intestino grueso es el ciego, que mide 6 cm y se encuentra en la fosa ilíaca derecha. A dos centímetros por debajo de la abertura ileal, se encuentra el apéndice vermiforme.

Se continúa con el colon ascendente, que mide 15 cm. Recorre la región lumbar y la hipogástrica derecha hasta la cara inferior del hígado, donde se forma el ángulo cólico derecho, hacia la izquierda y se inicia el colon transverso, que mide 50 cm.

El colon transverso continúa hasta el hipocondrio izquierdo, donde se curva formando el ángulo cólico izquierdo, continuándose con el colon descendente, que mide 25 cm. Desciende por la región lumbar y fosa ilíaca izquierda hasta la pelvis menor, dando lugar al sigma, que mide 40 cm. El sigma se curva hacia abajo y da lugar al recto, que mide 12 cm.

El intestino grueso está cubierto por peritoneo menos en las caras posteriores del colon ascendente y descendente y el tercio inferior del recto.

Histología del intestino grueso

La mucosa del intestino grueso no tiene vellosidades ni pliegues constantes. Es una mucosa de epitelio cilíndrico simple y tiene muchas células calciformes, que producen moco y células cilíndricas que absorben agua.

Fisiología del intestino grueso

El quimo entra por el ciego mediante el esfínter ileocecal, que en condiciones normales está parcialmente cerrado. Cuando llega alimento al estómago, se estimula el esfínter ileocecal mediante el reflejo gastroileal, provocando la relajación y abertura del esfínter.

Se produce otro reflejo, el gastrocólico, que impulsa una onda peristáltica para desplazar el contenido del colón hacia el recto.

El colon realiza un movimiento de mezcla haustral. El haustra se relaja y se va llenando. Cuando está lleno, la pared se contrae y empuja el contenido al siguiente haustro.

Las bacterias presentes en el intestino grueso fermentan los hidratos de carbono, liberando hidrógeno, dióxido de carbono y gas metano. Transforman las proteínas en aminoácidos y los degradan en indol y escatol, que se elimina con las heces. El resto se absorbe y se transporta al hígado, donde se transforma y se expulsa con la orina.

En cuanto al contenido, en el ciego es semilíquido y va aumentando su consistencia gracias a la absorción, sobretodo de agua, pero también de vitainas y electrolitos que se realiza a lo largo del colon, sobretodo en el ascendente.

Defecación

La llegada del bolo fecal llena la ampolla rectal y su distensión provoca el reflejo de defecación, desde el colon descendente hasta el recto. El aumento de la presión rectal relaja el esfínter interno y la acción voluntaria sobre el esfínter externo permite eliminar las heces al exterior.

*Te pueden interesar los apuntes de la anatomía del intestino delgado*