Amenaza de parto prematuro tratamiento, causas y cuidados

La amenaza de parto prematuro (APP) es el desencadenamiento del parto antes de tiempo y si no se impide, puede terminar en parto prematuro. El parto prematuro es el que sucede entre la semana 23 y 36 de embarazo.

Un parto prematuro presenta riesgos importantes para el recién nacido como distrés respiratorio, hemorragia cerebral y enterocolitis necrotizante.

Causas

Las causas de amenaza de parto prematuro pueden ser maternas o fetales:

Causas maternas:

  • Madre de bajo peso y baja estatura
  • Consumo de drogas y tabaco
  • Estrés
  • Diabetes, hipertensión arterial e infecciones.
  • Malformaciones y tumores genitales
  • Trabajo nocturno
  • Bajo nivel socioeconómico

Causas fetales:

  • Problemas de placenta, membranas ovulares o líquido amniótico
  • Gestación múltiple
  • Malformaciones fetales
  • Enfermedad fetal adquirida

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento van encaminados a suprimir las contracciones uterinas y acelerar la madurez fetal (por si al final se produce el parto).

La supresión de las contracciones uterinas se lleva a cabo mediante tocolíticos:

  • Antagonistas de la oxitocina: atosiban
  • Antagonistas del calcio: nifepidina
  • Betamiméticos: ritroidine (efectos secundarios)
  • Antiprostaglandínicos: indometacina

Para la acceleración de la madurez fetal se utiliza 24 mg de Betametasona, suministrados en dos dosis de 12 mg separadas por 12 horas. Se repite la dosis cada siete días mientras haya riesgo de parto prematuro y hasta las 34 semanas.

Cuidados enfermeros en la amenaza de parto

Los objetivos de los cuidados de enfermería son:

  • La mujer será capaz de asimilar su proceso y conocerá las consecuencias que se pudieran presentar respecto a un parto prematuro.
  • La mujer será capaz de realizar la automonitorización de las contracciones.

Cuando una paciente ingresa por una amenaza de parto prematuro es muy importante que enfermería informe a la paciente de cómo será su proceso, para disminuir la ansiedad, respondiendo a todas las preguntas que pueda tener.

Le proporcionará soporte emocional, por el pronóstico fetal y por la situación familiar. Si fuera preciso se le prestará apoyo psicológico y educación sanitaria para la automonitorización de las contracciones dos veces al día, desde la semana 20 a la 36 en mujeres de riesgo.

Cuidados:

  • La mujer con amenaza de parto debe permanecer en reposo absoluto
  • Atención a los síntomas nocivos de tocolisis: dolor torácico, disnea, tos, edema agudo de pulmón) y a las pérdidas de sangre o líquido amniótico.
  • Si el tratamiento es con betamiméticos es necesario control estricto de diuresis