Agresiones a personal sanitario

Hoy quiero hablar sobre un tema serio: las agresiones a personal sanitario. Cualquier agresión es seria y en ningún caso justificada, pero las agresiones a personal sanitario las encuentro muy graves. No puede ser que alguien agreda a la persona que le ha estado cuidando todo el turno, desviviéndose para darle los mejores cuidados. ¿Esto es ser agradecido? Si tratan así a una persona que les cuida, ¿qué harán con los demás?

Si me seguís, sabréis que hace un par de meses sufrí una agresión. Fue por parte de un paciente gitano, toxicómano y hacía poco que había salido de la cárcel. No es por generalizar, pero ya sabéis que con estos antecedentes, poco te puedes esperar. Conociendo la situación, ya vas con más cuidado, tanto mis compañeros como yo, aquella tarde, cada vez que entrábamos a hacerle algo lo hacíamos con la máxima delicadeza y vigilando no hacer o decir nada que le pueda molestar. Hacía poco que en la planta de al lado habían sufrido una agresión muy grave, con puñetazos y todo, por parte de un paciente con características similares. Teniendo esta situación tan cercana, aún nos cuidábamos más y por qué no decirlo, teníamos un poco de miedo.

Volviendo a mi agresión, después de toda la tarde entrando, porque llamaba cada dos por tres y pensar que ya habíamos roto el miedo, pues ya nos conocía y pensaba que ya había visto que íbamos de buena fe, pasó.  Llamó al timbre sobre las nueve de la noche, a una hora de terminar el turno. A esta hora vamos un poco de culo, estamos en plena ronda de acostar gente y luego miramos las diuresis. Pues llamó para decirme que su cama no funcionaba (no bajaba la cabecera). Intenté arreglarlo pero no sabía como, así que le dije que luego pasaría con la celadora, a ver si ella sabía como iba.

Seguí con mi ronda, pues era larga y aún quedaban muchos pacientes para acostar y poco tiempo. Si os soy sincera, no me acordé más de su cama, al estar ocupada acostando a la gente, se me fue el santo al cielo, así que él volvió a llamar. Entré en la habitación y pedí disculpas, le dije que estaba acostando a los demás pacientes porque ya era tarde y querían ir a dormir. Él estaba fuera de si, me dijo que había pasado de él y que había tardado mucho y me lanzó una botella de cristal en la cabeza, que logré esquivar. En el hospital no damos botellas de cristal y era evidente que aquella botella se la dio la familia y la tenía escondida, pues en ningún momento de la tarde se la vimos.

Después de tirarme la botella, se puso a gritarme y a insultarme. Estaba fuera de si, intentando salir de la cama para agredirme más. Al escuchar los gritos, vinieron varias compañeras, pero no pudimos calmarlo. No paraba de insultarme y gritarme, solo a mi. Me tiró el mando de la tele también, me amenazó de muerte y salí de la habitación. Ya no podía aguantar más, no me pagan para aguantar esas cosas.

Subieron los de seguridad, alguien los avisó, pero dijeron que ellos no podían hacer nada, ya que con pacientes no podían actuar (luego me enteré que esto no es del todo cierto).

Por suerte, mis compañeras le cambiaron de cama, ya que la suya no tenía arreglo (estaban todos los cables arrancados, lo había hecho él claro) y yo decidí que no le atendería más durante el turno (quedaban 15 minutos para salir).

Me fui del hospital con muy mal cuerpo, viendo todo lo que tenemos que aguantar y que nadie responde por ti, ni seguridad. Me dijeron que podía denunciar, pero no me lo recomendaban porque, palabras textuales: “denunciar a gitanos es meterse en problemas” y lo dejé estar.

Por suerte, el finde siguiente ya no estaba, estaba en otra planta y ya no tuve que atenderle. Ayer, pasé de casualidad por esta otra planta y allí estaba él, en mitad del pasillo gritando a las enfermeras. Les decía que si a las seis no tenía la metadona que las mataba. Las enfermeras estaban asustadas sin saber como frenarle, los familiares de los otros pacientes habían salido de las habitaciones a ver que pasaba. No paraba de gritar, de insultar y de aporrear las puertas y la pared. El de seguridad se lo miraba de lejos, igual que la super. No se como terminó la historia, porque yo solo lo vi al pasar, pero me imagino que nada bien.

Ha pasado un mes o dos desde que me agredió a mi, y dos meses después ver que lo sigue haciendo, me pone enferma. ¿Cómo puede ser que no se haga nada, no se le paren los pies? ¿Cada día hay que aguantar esto? ¿Con qué fin? Si esta persona saldrá del hospital y seguramente volverá a consumir y a delinquir. Estamos gastando un montón de recursos con esta persona y aguantando un sin fin de agresiones y nadie hace nada. No lo veo justo y no creo que nos paguen por esto.

Ayer, sufrimos otro tipo de agresión, después de ver esta. Vino un paciente muy agitado, con delirium tremens. Venía de urgencias y nos llamó la atención ver salir la camilla con el paciente del ascensor acompañado por dos seguratas, dos celadores y dos enfermeras… viendo esto ya nos olimos el percal. Venía con contención de cintura, manos y pies pero aún así lo estaban sujetando entre todos. Nos alertaron que además tenía hepatitis C y SIDA y se había quitado la vía por el camino.

Teníamos que pasarle de la camilla a la cama pero resultó imposible. Al momento de quitar las contenciones para pasarle se agitó aún más: lanzaba puñetazos, patadas, escupía… No había manera de calmarle. Eramos como diez personas sujetándole, nos escupía, nos insultaba… Dos enfermeras intentaban ponerle una vía en el pie para administrar alguna medicación que lo sedara un poco pero no había manera, aquella pierna no paraba de moverse y además tenía SIDA y hepatitis C… todo un percal.

Al final consiguieron ponerle la vía, vaya sufrimiento, con sus movimientos era muy fácil que se pincharan y si a esto le sumas lo que tenía no hacía ninguna gracia. El medico pautó un montón de tranquilizantes que no surgían efectos y al ver que no se calmaba, dos horas después, decidieron que este paciente no estaba para ir a planta y se lo llevaron a la UCI. Menos mal.

Pretendían tenerlo en una planta y necesitaba como diez personas para contenerlo y esto supone abandonar al resto de enfermos. Estuvimos dos horas con él en plena ronda y cuando se lo llevaron aún había que acostar a mucha gente y hacer la vuelta final.

Quedamos todos exhaustos de estar dos horas haciendo tanta fuerza para contenerle y agotados mentalmente. Encima la doctora dijo que antes de subirlo no estaba así (excusandose) a lo que las enfermeras y celadores dijeron que no era verdad. Que llevaba todo el turno así de agitado, pero claro fue la palabra de la doctora contra la suya y ya sabéis que normalmente gana la de los médicos. Evidentemente fue  una mala decisión de la doctora subirle a planta y su mala decisión nos hizo perder dos horas del turno y abandonar a nuestros enfermos. Tendrían que valorar más nuestro trabajo y ver que no era posible que todo el personal de la planta estuviera dos horas en esta habitación, sumándole los de urgencias, que abandonaron dos horas su servicio y los de seguridad, que estaban solos para todo el hospital.

Las agresiones al personal sanitario son inadmisibles y se les da menos importancia de la que tienen. Deberían tomar medidas más serias y sobretodo, se tendrían que evitar.

 

Si habéis vivido experiencias parecidas podéis contármelo en comentarios.

 

 

The following two tabs change content below.

Enfermería Real

Estudiante de enfermería / TCAE at ICS
Estudiante de 4º de enfermería. Trabajando de TCAE desde hace 6 años, actualmente en unidad de semicríticos en hospital público del ICS. Me gustan todos los ámbitos de la enfermería, pero sobretodo oncología, paliativos y primaria. Tampoco descarto dedicarme a la docencia.

7 Comments

  1. Oscar 05/02/2018
  2. Aida 05/02/2018
  3. Rebeca 13/04/2018
  4. yo 05/05/2018
  5. JadeScape 01/07/2018

Add Comment